16 de abr. de 2012

ASÍ NOS LO PASAMOS EN CRAFT AND THE CITY BARCELONA

Por fin, por fin! Ha llegado el día!


Tuvimos a nuestras compañeras Raquel y Angi trabajando todo el fin de semana y muchos días más después del fin de semana para tener listo nuestro repor en vídeo y fotos para que os podáis asomar desde vuestras pantallas a lo que fue la primera edición de Craft and the City, y también para que las chicas que vinieron se lleven un recuerdo bonito y emotivo!


El vídeo (que veréis este jueves 19 de Abril, en primicia mundial!) habla por sí solo: es obvio que lo pasamos bien, es obvio que se hicieron amistades fuertes y duraderas, es obvio que salieron sentimientos y ganas de hacer cosas, que se compartieron momentos especiales, que nos llevamos a casa a 20 personas maravillosas con quien hablar diariamente gracias a internet. Nos llevamos regalos increíbles, conocimos marcas chulas, tiendas preciosas, rincones de Barcelona espectaculares (no tantos como me hubiera gustado, tendría que hacer un Craft and the City de 15 días para enseñaros todo lo bonito que tiene mi ciudad, y ni siquiera acabaría), crafters súper majas que compartieron un rato del finde con nosotras y nos enseñaron técnicas nuevas.

Pero para ser justa tendría que empezar por el principio. Esto es una crónica en toda regla, es larga pero vale la pena :)

* * * * * *

El viernes a las 5 de la tarde empezaron a llegar las chicas, gota a gota (porque cada una tenía un vuelo, un tren, o un bus diferente). Estaban nerviosas, claro, ¡nosotras también! ¿Cómo iban a ser? ¿Iban a encajar ente ellas? ¿Les gustaría todo lo que les habíamos preparado?

Las recibimos con un buffet-merienda precioso, presidido por un montón de cupcakes buenísimos y sin colorantes artificiales ni conservantes ni nada no natural, y una bandeja de galletas con nuestro logo (dibujado A MANO en cada una) y otras que simulaban blonditas, que ya sabéis que a las crafters nos gusta más una blonda que a un niño un caramelo, todo hecho en el horno de nuestra querida Mireia, de Sugar and Love. Les repartimos unas bonitas kokeshi de porcelana para guardar pequeños tesoros que nos había mandado Amparo, de Happy Ideas, y les explicamos dónde iban a dormir, hicimos entrega de llaves y reparto de habitaciones y de nuevo para abajo a seguir con la charleta.


Allí estuvimos rompiendo el hielo un ratito hasta que llegaron todas, y las llevamos a ver una cosa muy guiri pero muy diver, el espectáculo de música y luz de las fuentes de Montjuic, que estaban a un corto paseo desde nuestros apartamentos. Desde lo alto de la montaña hicimos la ceremonia de entrega de amigos invisibles handmade. Cada una había preparado algo para otra de nosotras (desconocida!), así que nos pasamos un buen rato sacando numeritos, haciéndonos fotos y flipando con las obras de arte que se habían traído. Está claro que todas pensábamos que lo nuestro era un churro y lo de las demás era maravilloso (clásico complejo femenino), pero además el karma actuó y nos dio a cada una algo CLAVADO. Así también empezamos a retener nombres, procedencias y personalidad de una forma divertida. Gritábamos tanto que entre eso y la cámara de vídeo y la de fotos los guiris debían pensar que algo gordo estábamos liando. Pero no, solo éramos chicas haciendo de chicas.


Volvimos a casa y allí nos esperaba un buffet de cocina catalana, regado con el buenísimo vino blanco Afortunado, de Viñedos Singulares, y con la cerveza más representativa de Barcelona, Moritz, que no se pierde un evento e incluso ahora desde la Fábrica Moritz organiza cosas súper interesantes.


Entonces llegó Moon y nos preparamos para enfrentarnos a nuestro primer taller: cómo construir un alfiletero en una hora mientras bebes ponche rosa. Lo hicieron de forma bastante digna, todo hay que decirlo. Canela (empresa de Madrid que se dedica a forrar botones de todo tipo y medida con telas personalizadas) nos había traído un montón de preciosos botones para usar en nuestros alfileteros como centro, y también unos packs de regalo para cada una de las chicas. Nataline de Rollito Así se había currado unas bolsas con retales, pinzas, cintas… Parecía que habían venido los Reyes con tanto paquete y tanta bolsa y tanto regalín.

Cuando terminamos con nuestras obras magnas, Moon empezó a enseñarnos un montón de productos handmade cuidadosamente seleccionados, a explicarnos su origen, detalles de su producción, etc. Había de todo y de un montón de marcas famosas, y las chicas pudieron tocar, preguntar y comprar como reinas. Si quieres experimentarlo tú también, solo tienes que llamar a Tuppercraft. Ya era de madrugada cuando terminamos de comprar y mirar y remirar, así que “bona nit y fins demà!” (¡buenas noches y hasta mañana!).



Por la mañana tempranito empezaron a bajar las chicas ya sin legañas y bien arregladitas, listas para un montón de experiencias y un buen tute de caminata. Pero obviamente había que coger fuerzas así que ya sabéis que la clave de un buen día es un buen desayuno. Preparamos tostadas, frutas, fresas, zumos, cafés y tés, obviamente cupcakes y galletas y también tuvimos Donettes (que entran finos siempre!)

Con la panza llena las sacamos a la terraza para que recogieran su welcome bag!

La preciosa bolsa la diseñó Edu J.Montoya, ilustrador crafter y rockero, con un dibujo genial de chicas retro en bañador con el título de la canción de Cindi Lauper (un temazo que me encanta y me pone de buen humor instantáneamente), “Girls Just Wanna Have Fun” –que es absolutamente la verdad- y nos las estamparon en Ecamisetas, que es el lugar a mejor precio y con mejor calidad que vais a encontrar en la web (y en Murcia, que no en China) para estampar camisetas, bolsas y todo tipo de textiles.


Y dentro de la bolsa, un montón de cosas guays! Happy Ideas nos había regalado a cada una una letra de madera envejecida con nuestra inicial (yo tengo la mía aquí delante en el escritorio), un detallazo personalizado –como el resto de cosas guays que podéis encontrar en su tienda-, Kireei nos había mandado un ejemplar de la absolutamente-increíble-y-preciosa primera edición de su revista en papel, que aún puedes comprar aquí si por uno de esos desafortunados incidentes aún no tienes la tuya, Bellamoza nos regalaba un kit de viaje con varios de sus productos de cosmética natural (con crema de cuerpo, crema de rostro, leche limpiadora, tónico facial… un lujo apto para meter en el equipaje de mano del avión!), y los geniales Papabubble nos habían metido una bolsita repleta de los caramelos más guays de Barcelona –son míticos, tenéis que probarlos sí o sí, y si podéis tenéis que ir a la tienda y ver cómo los hacen in-situ!



Por nuestra parte, le encargamos a Irene de Kiss Me Now el diseño de una guía que quedó preciosa y que Iris de Neula encuadernó una a una, así que formaron un equipo de lujo para una guía-libreta de lujo especial para nuestras chicas. Lo más sorpresa fue que dentro les habíamos hecho una orla, porque se la merecen por ser la primera promoción de Craft and the City, la promoción de LAS VALIENTES! :)



Dejaron los regalitos en sus habitaciones y rellenaron la bolsa con Donettes, Lays, Snacks Matutano y Té Helado Lipton para llevar, que ya se sabe que el pasear da hambre y así que nos fuimos directas al centro de la ciudad. Después de una vuelta (con nosotras a la cabeza con el banderín bordado más precioso de la historia en plan guías turísticas, hecho por Nataline de Rollito Así) por varias tiendas cuquis, por el barrio gótico y por los alrededores de la Catedral llegamos a la Plaça del Rei, donde nos esperaba siempre dulce y sonriente la preciosa y MUY TALENTOSA Ariadna, de Corazón de Galleta, esa marca que seguro que conocéis y que hace virguerías con lápices de madera. Con ella, sentadas al solete, aprendimos a hacer amigurumi. Daba gusto estar allí, pero con mucha pena nos tuvimos que despedir de ella para seguir bajando en dirección a la playa, nuestro próximo destino. Comimos tranquilas en la Barceloneta y a la hora de los cafés llegó una bonita sorpresa: María de Emes había horneado galletas con números para repartirlas y así poder hacer el sorteo de un increíble guarda-agujas con el tejido más suave y delicado y estampado con los inconfundibles dibujos de María. Una preciosidad tan grande que si no fuera porque tengo un cojín adorable en mi sofá hecho por ella hubiera amañado el sorteo para que me tocase a mí. Así lo digo.



Y de nuevo con la panza llena (que es muy importante) nos encaminamos a ver a Mara, de la tienda I love Kutchi. Mara vende cosas handmade de diferentes creadores, pero ella también cose y diseña productos, así que mientras todas compraban detallitos a diestro y siniestro nos repartió unas bolsas de tela plegables con bolsillos con estampados diferentes hechas por ella. Nos contó que vivir de lo que uno quiere (como ella, que era arquitecta y lo dejó todo) es posible, que requiere trabajo y esfuerzo, pero que es posible! Y claro que sí, salieron todas con un montón de ilusión y con nuevas ideas bailándoles en la cabeza.




De ahí cogimos el bus para cambiar de barrio y subir a Gràcia, donde Laura nos esperaba en Nido de Abeja (en super primicia, que aún no estaba abierta ni nada!) acompañada de la divertida Laia, de Anouk Bazaar, que nos enseño a bordar (porque ella hace cojines bordados súper estilosos, entre otras cosas!). ¿Y qué bordamos? Pues la bolsa de Craft and the City! Habíamos hablado con Edu de dejarla sólo con líneas blancas para que las chicas le pusieran el color a su gusto mediante el bordado! Súper aplicadas, tomaron té y café mientras se esforzaban por hacer que los bañadores de sus chicas fueran rojos o tuvieran crucecitas verdes.

Lamentablemente no nos podíamos quedar bordando forever and ever, así que nos despedimos de Laia y subimos unas calles más arriba a ver a Ariadna, la flamante dueña de una de las tiendas que más se han preocupado de promover el handmade y desde hace más tiempo en nuestra ciudad, Kebonikö. Aunque fue una visita rápida porque nos esperaban para cenar, Ariadna fue una anfitriona espectacular y resultó que junto a nuestra adorada Caterina Pérez había preparado un kit D.I.Y. a cada una para montar un llavero en forma de corazón! Un detalle alucinante con resultados espectaculares (que algunas de las chicas han colgado fotos de sus obras en nuestro grupo privado de FB)! Si os gustan las monadas y estáis de paseo por Gràcia, hacedle una visita!



Para la cena fuimos a un rincón del barrio de comida casera riquísima, la Cova dels Artistes, donde brindamos con Entre Lobos, el tinto más bueno de Viñedos Singulares (después lo tiramos sobre el jersey de Pat, pero esa es otra historia) y donde recibimos un regalo perfecto para el momento “tenemos los pies hechos polvo de tanto caminar”, unas bailarinas de Post-party! Si hubieráis oido los gritos de emoción de las chicas os mearíais de la risa. Cada una a su medida, claro que sí, y con su bolsa perfecta para doblarlas y meterlas en cualquier bolso y llevarlas “porsiacaso”. Yo las tengo preparadas para otro día que me dé por querer ser guapa y llevar tacones.


Prometo que para la siguiente edición intentaré prepararme un discurso y que no me pilléis en bragas y diga tantas tonterías seguidas cuando a alguna perri se le ocurra decir “que hable, que hable!”. Esta es una piedra con la que no volveré a tropezar, lo haré digno de Oscar y os haré llorar y todo! Lo juro!

Después de la cenita nos fuimos a Ada, donde Elena nos recibió con una copa de cava (en plan ricas comprando en una boutique) y donde las chicas se espabilaron y empezaron a probarse veintemil vestidos y a opinar y ayudar a las demás a decidir. Hasta yo me probé una cosa, imbuida por el espíritu girlie del momento. La noche se nos echaba encima y aunque yo quería llevarlas a un sitio increíble y secreto a tomar una copa, el cansancio nos pudo así que nos volvimos a casita.



En sus camas, sobre las almohadas, les esperaban dos regalazos: una de las diademas o accesorios para el pelo de Sopa de Estrellas, la tienda de Alicia donde podréis encontrar el complemento perfecto para cualquier outfit, y un broche de Coracolores, la marca que llevan madre e hija desde hace montón de tiempo y que ya es un clásico en el uso de fieltro para bisutería súper alegre y colorista.


Después del momento dulces sueños vino la mañana de domingo. Con un poco de pena en el alma empezaron a bajar para el desayuno, pero se les pasó rápido en cuanto hicimos entrega de uno de los regalos más esperados y jaleados, el jabón de Olivia edición especial Craft and the City, con una fórmula única de ingredientes orgánicos que huele mejor que cualquier colonia del mundo y con un packaging TAN bonito que pasa lo de siempre, que no lo queremos abrir. Además venía acompañado de su bálsamo de labios sabor limón hecho con manteca de karité, que de teja los morretes listos para besar y ser fotografiada. Cosa que hicimos inmediatamente después en nuestro photobooth, o acaso se creían que no iban a tener que posar! Ni de broma!


Nos faltan chicas, todas las que no se quedaban a dormir (pena! la próxima vez el photocall lo hacemos a otra hora!)


Hacía una mañana estupenda así que después del momento celebritie nos fuimos a visitar Tinta Gris, la tienda a la que tienes que ir si te gusta el papel y las cosas bonitas relacionadas con el papel: etiquetas, libretas, postales, cajas, cintas… De todo. Elegantísima y completamente preciosa. Además Ana nos regaló un pack con un montón de papeles decorados (sorpresa! Los íbamos a usar en un rato!). Obviamente tenían energía porque se pasaron la tira de rato comprando cosas para sus proyectos varios, pero el tiempo se nos echaba encima y la despedida estaba cercana, así que nos encaminamos hacia Je T’attends, donde nos esperaba un brunch delicioso y la pequeña-gran Natalia, de Le Petit Pot. Con ella hicimos una sesión muy divertida de origami. Aprendimos a hacer grullas y corazones, y además hicimos un juego muy bonito donde cada una escribía un sueño que quería cumplir pronto dentro de su corazón. Luego los tiramos todos en el centro y cogimos el de otra, convirtiéndonos así en su conciencia “perseguidora” para que recuerde que tiene un sueño por cumplir. Después de un momento tan emotivo llegó la despedida, algunas se tenían que ir hacia el aeropuerto a subirse en los aviones que las iban a llevar de vuelta a casa, pero antes teníamos que darles más cosas!


Inma, de Honi Mun, nos regaló a cada una una pulsera de su nueva colección, una pieza fina y delicada que causó sensación entre todas las asistentes. Hicimos el sorteo de un lote de complementos que Noelia de Adictaaloscomplementos nos había preparado y empaquetado preciosamente. Se los llevó Raquel, así que no se hizo fotos a sí misma abriendo el paquete ^_^, pero tenía de todo: colgantes, pendientes, pulsera, espejito… Lo más! Y por último, para recordarnos a todas que los sueños se pueden cumplir y que sólo hay que trabajar en ellos, Le Gran Coach nos regaló dos plazas en su curso + Perspectiva, diseñado para que logres hacer lo que amas.



Con pena inmensa pero alegría por todo lo vivido juntas nos dijimos adiós y volvimos a nuestros respectivos hogares. No faltaron los tweets emotivos y los mensajes de FB nostálgicos, tanto esa tarde como las siguientes. Hemos hecho un grupo muy especial, de chicas muy diferentes pero muy bien avenidas, con intereses comunes y pasiones parecidas. De edades dispares, con hijos o sin, con novios o sin, con trabajos con nómina y trabajos por libre. Más tímidas o más expansivas, más rubias o más morenas. Qué importa, si en el fondo sabemos que a partir de ahora, siempre nos tendremos las unas a las otras, ¿verdad, chicas?

* * * * *

Ya sabéis que todas las fotos que ilustran este post son obra de Raquel, la mejor fotógrafa de Barcelona y parte del extranjero. En breve os enseñaremos el súpervídeo, así que seguid conectadas. Estoy mandando newsletters con las novedades y avances, así que si quieres estar suscrita, sólo tienes que darle aquí.
La semana que viene se abrirá la preinscripción para la nueva edición, así que no se te ocurra perdértelo! ^_^