1/8/2012

ESTO FUE CRAFT AND THE CITY BILBAO!

Ya iba siendo hora, desde junio que teníamos pendiente enseñaros cómo fue el segundo fin de semana Craft and the City en la bella Bilbao. Todas las fotos las hizo Beíta Prendeme, asistente a las dos ediciones y en la segunda también fotógrafa (que yo estaba con el vídeo y una no puede llegar a todo!). Podéis visitar su blog y ser muy fans, que está empezando y reinventándose a si misma pero tiene cuerda para rato! Venga, arrancamos que va para largo!

EL VIERNES

El finde empezó, como ya es tradición, a las 5 de la tarde, la hora del té. Recibimos a las chicas en una de las habitaciones del último piso del hotel donde nos alojábamos. En el pasillo habíamos puesto césped y flores, todas las puertas tenían el nombre de sus habitantes y un gran pompón de papel de seda de colores. Una guirnalda hecha con papeles de origami de Muji decoraba sus cabeceros, y un mensaje de bienvenida les esperaba sobre cada una de sus camas. 
Iban llegando poco a poco a la "suite" (que tenía una terraza cubierta: nuestro lugar de desayuno y reunión) y todo eran presentaciones, besos, risas y algo de vergüenza y reencuentros, ya que había muchas repetidoras de la primera edición y se echaban mucho de menos!.
Les dimos sus welcome bags (diseñadas por nuestro craftie-rockero Edu J.Montoya y estampadas por E-camisetas, el lugar al que ir si queréis estampar lo que sea a buen precio), que tenían dentro el segundo número de la mejor revista del mundo, Kireei, un foulard estampado a mano de la marca Nora Izagirre, una pulserita con un pájaro de la suerte de la diseñadora Chica de Canela, y unas agujas de tejer hechas de bambú de Yoypunto
Además, les dimos a cada una un tatuaje temporal con nuestro logo y su nombre, en plan amor de madre pero rollo amor de craft. Así se identificaban unas a otras y a la vez íbamos todas tatuadas y unidas como si fuéramos las Hell Angels. Nos los hicieron en Fun Choices.
También les teníamos preparada una misión: tenían que dibujarse a sí mismas para la orla -aunque esto ya lo visteis aquí-. 
Intentamos hacer una merienda un poco sana, con té helado que sabía a mojito, frutas variadas y galletitas. La sorpresa más bonita de la merienda fueron las varitas mágicas con galleta de estrella brillante que Viva la Tarta preparó para la ocasión. Eran taaaaan bonitas que nadie se las quería comer, yo creo que todas se las llevaron tal cual a casa! Una monada!


Ahí sí, emprendimos nuestra tarde con la rutita de tiendas. Pasamos por MakeUp Stories, donde todas acabamos comprando esmaltes de uñas, mascarillas unidosis de todos los sabores y colores imaginables y montones de caprichitos belleciles. Cómo no, nos dieron un paquete regalo a cada una con un montón de muestras, un bálsamo de labios...
También fuimos a Lu:la, la tienda de ropa más romántica y femenina. Probarse, desprobarse, salir, entrar, muchos ooooohs y muchos aaaahs, y al final, unas libretas preciosas para anotar recetas de cocina, listas infinitas o pensamientos sin más. 

Como teníamos mucho de qué hablar, seguimos con la vueltita pero al estar en el Casco Viejo no podían faltar los pintxos, así que empezamos nuestro peregrinaje por los mejores sitios y nos pusimos tibiecitas.

Luego les esperaba una sorpresa, porque las hicimos subir a un piso (ni las de Bilbao sabían a dónde las llevábamos!) y allí, después de 4 pisos de escaleras, se encontraron un taller de encuadernación preparado! Larraitz, de UlukaShop, nos enseñó a construir una libreta, a coserla, a encolarla... Todo regado con Rioja y cerezas. Las tapas las decoramos con un montón de celos de colores estampados cortesía de All Washi Tape. Decir que quedaron preciosas ES POCO!



Después de eso, y cansadas de tanta emoción, nos fuimos de vuelta al hotel y a dormir (charlas de medianoche incluidas, claro). 


EL SÁBADO

A la mañana siguiente nos reunimos de nuevo en nuestra habitación Craft para tomar un desayuno sano. Aprovechamos para darles un regalo muy especial, las chicas de Bellamoza (cosmética natural) habían preparado unos packs de crema de manos "para manos crafties" y pies "para pies cansados de caminar por Bilbao", edición especial para nosotras! Yo corrí a ponérmelas a mi habitación porque sabía lo que nos esperaba. 

Las últimas tiendas del fin de semana estaban en la calle Dos de Mayo. Por un lado Trakabarraka, una marca que ha crecido y crecido con su estilo colorista y alegre, y por otro Cultto, más sofisticado quizás pero taaan moderno (con decir que tenían estampados galácticos por todos lados, YO FAN!). Las primeras nos regalaron dos preciosos delantales rojos rollo impermeable que sorteamos entre las chicas, y las segundas -que además estaban en medio de una clase de patronaje- un collar de flecos teñidos a mano que fue a parar a nuestra adorada Bea. Suertuda!
Después visitamos La Coccinelle, donde Rebeca García ha creado una tienda-taller con un sistema muy especial. Tiene toda la colección colgada, tú eliges lo que quieres, te toman medidas y te lo hacen perfectamente encajado a tu cuerpo! Nunca más bolsas ni cinturones! Y tienen unos abrigos que son para morir del amor. Además, nos regalaron alfileteros para todas! :)




Y de ahí nos bajamos a la orilla de la ría para celebrar nuestro tradicional Amigo Invisible Handmade! Como siempre, mucho decir "que lo mío es muy feo" pero luego se vio cada obra de arte que pa qué! Si es que lo que se hace con amor no tiene comparación...!






Y así, como quien no quiere la cosa, nos acercamos a Marzana16, el bar más bonito de la ciudad. Allí nos esperaba nuestra querida y admirada Esti, de Pintameldia, para guiarnos en uno de los talleres más preciosos que se han visto nunca. Cada una de las chicas se hizo su propia muñeca de cartón y la decoró con papeles estampados de Muji. Quedaron unas auténticas maravillas, súper preciosas y cada una con su carácter y estilo... 


 

Luego nos sirvieron la comida, nos pusimos como el kiko e incluso hicimos una buena sobremesa, que también sirvió para conocernos un poco más y hablar de nuestros sueños, intereses...
La pena fue que empezó a llover (ya se sabe, Bilbao es lo que tiene), así que sacaron los chubasqueros de sus bolsas y nos encaminamos hacia nuestro siguiente destino: La Alhóndiga. Allí tomamos un cafelito para entrar en calor y nos sentamos para sortear un montón de cosas que teníamos preparadas.


Nuestra amiguísima María Emes nos dio una camiseta de su nueva colección, tan playera, tan preciosa, tan delicada...
Las chicas de Lanusa sortearon uno de sus maravillosos bolsos tipo clutch, un cuello precioso de lana para llevar sobre las camisetas y un kit para hacerte tu propio collar en punto de cruz. AAAH, la pena que me dio no poder participar!
Ari de Corazondegalleta (que estuvo en Barcelona enseñándonos a hacer amigurumi) regaló uno de sus simpáticos collares de lápices de colores que causó sensación entre las mozas.
Moniquilla cedió un foulard de seda estampada de colores increíbles, como el resto de su colección.
Y también regalamos dos kits de Yoypunto para principiantes, con todo lo necesario para hacerse una bufanda con lana merino 100%, súper suave!

Después de tanta emoción y aplauso nos fuimos hasta la tienda especializada en niños y crianza Muxuzmuxu, que nos cedieron su espacio para talleres para que la adorable (y recién mamá) Laia, de LittleRita -ya sabéis, esos conjuntos futboleros de ganchillo para bebés- nos enseñase cómo ganchillear con trapillo unas pulseras y unas cintas del pelo y accesorios de la forma más sencilla. Sacocharte tuvo la gentileza de darnos una bobina de trapillo y un ganchillo para cada una, así que triquitrítracatrá, todas enpulseradas en un segundo. En frente teníamos la tienda de decoración más bonita de la ciudad, así que no podíamos no hacerles una visita. En Narata tienen la selección más bonita del mundo. De hecho, querrías quedarte a vivir ahí mismo en la tienda y poner tus libros en las estanterías y comer en esos platos. Nos dieron una bolsa serigrafiada a mano para que las chicas pudieran seguir llenando de cosas y cosas. Y la puerta de al lado es Nasei, un centro de belleza con productos muy naturales que justo ese día organizaba una venta, así que nos recibieron con un mojito y un mercadillo montado! Lo que nos gusta a nosotras un mercadillo!



Lo siguiente era visita obligada, acercarnos al Guggenheim. Se suponía que tenía que estar abierto y teníamos que entrar a hacer la visita y las fotos de rigor, pero el destino se conjuró en nuestra contra así que nos tuvimos que conformar con el maravilloso exterior y el adorable perrito, Pupi. No desaprovechamos la oportunidad de hacernos fotos de grupo, claro, con salto incluido! :)

Volvimos hacia el Casco porque el hambre apretaba ya, y venga a pintxos otra vez, y zuritos y txacolís y claras y pikas y aguas. Todos los trayectos acompañados del ya clásico banderín que Nataline de RollitoAsí nos hizo para la primera edición y que guardamos como oro en paño para que nos dure el resto de la vida. Para que nadie se pierda con el gentío (que el sábado había mucho, madre mía estos bilbaínos!)



Pero aún quedaba una sorpresa más, ¿dónde iba a estar la limonada rosa si no? Vane nos abrió Ah! en exclusiva por la noche, e hicimos una venta especial a puerta cerrada. Elena improvisó una clase de macramé con cuerdas y aprovechamos para repartir un regalito muy especial y cerrar así un día lleno de emociones: los espejos para el bolso diseñados por Eva Carot y producidos por Camaloon con nuestras frases de cabecera, "Juntas es mejor" y "Ser guay no se hace, se nace". Cada una eligió su dibu preferido y bajamos la persiana para ir a descansar y untarnos crema para pies ^_^


EL DOMINGO 

El domingo las despertamos a base de regalazos:

Petra Panfilova nos regaló unos cuentos ilustrados sobre Finlandia en forma de láminas sueltas, que venían con unas bolsas de tela con los estampados más preciosos. Un detalle increíble!
Lady Desidia nos obsequió con collares y broches con sus ya famosísimos dibujos. Era maravilloso verlos así todos juntos, y muchas no se pudieron resistir a estrenarlos!
Alfa nos dio nada menos que 5 packs de envasado al vacío para sortear entre las chicas, que se fueron al avión con claro sobrepeso (y mira que siempre avisamos)


Y como amaneció soleado nos las llevamos a un parque en lo alto de la ciudad, extendimos nuestros manteles de picnic, y nos sentamos a hacer pulseras de la amistad. Sí, de esas de cuando éramos peques, de las de nuditos, de las del imperdible en los jeans. Cada una empezó una y luego se las iban rulando, de manera que al final todas se llevaron una pulsera que había sido hecha entre todas. Luego nos movimos debajo de un árbol y les entregamos un nuevo kit preparado por el amor en persona, Laura de Nido de Abeja. Tenían que coser unos pajaritos. No sabían para qué, hasta que, cuando hubieron terminado, sacamos unas casitas de pájaro hechas con cajas de fruta recicladas, obra y gracia de Karramarro. Entre todas las colgamos del árbol y colgamos los pajaritos.
Luego se nos ocurrió que en lugar de dejarlos allí se los íbamos a entregar todos a Alazne, que vino como una campeona embarazada de Peio. El otro día ya nos enseñó cómo los había convertido en un móvil para encima de la cuna, para que Peio tuviera muchos pájaros en la cabeza.

Nos bajamos a la Plaza Nueva, sitio de encuentro los domingos, a tomar marianitos (vermouth para los bilbaínos), rabas, bravas, croquetas... En fin, esas cosas taaaaaaan apetecibles en cualquier momento del día. Ahí ya tocaba empezar a despedirse -de hecho, ya habíamos perdido a una por el camino, porque Ana, la canaria, tenía el vuelo antes de comer-, y parecía que el ánimo decaía. Para evitarlo, las llevamos a tomar el postre-merienda. Allí les contamos su última misión, la más importante: tenían hasta el siguiente viernes, cuando se cumpliría una semana de nuestro encuentro, para enviar una postal a cada una de las nuevas amigas. Así la emoción nos duraría más, haríamos flipar a nuestros carteros, y tendríamos 22 postales colgadas en nuestra pared, o guardadas en nuestra cajita de los recuerdos preciosos.


Y así fue. Besos por todas partes, vuelta al hotel a recoger las cosas, y a descansar, que nos lo teníamos merecido.

Parece mentira cómo tan pocas horas dan para tantísimo! Para tanto regalo, para tanto paseo, para tantas risas, para tanta sinceridad, para tanta amistad, para tantos buenos deseos, para tantas tiendas, talleres, gente interesante, crafters entregados, motivación, ganas de hacer cosas...

Al final, Craft and the City sólo es posible porque vienen chicas maravillosas y porque tenemos sponsors maravillosos que aportan su granito de arena para convertir un fin de semana en una experiencia inolvidable.

Estamos taaaaaaaan agradecidas que no nos cabría en la pantalla.
GRACIAS! A TODOS! POR HACER POSIBLE ESTA SEGUNDA EDICIÓN Y DARNOS FUERZAS PARA LA TERCERA!!! ^_^


Efectivamente, ¡¡¡¡¡¡¡JUNTAS ES MEJOR!!!!!!!!



Érase que se era
un grupo de mujeres bandoleras
¡armadas hasta los dientes!
con pulseras, con pendientes,
con pines, con camisetas,
con ganchillos y agujas de calceta.
Por Bilbao se las oye, al grito de:
"por mis trenzas que abordamos estas tiendas"
"por mis fulares que comemos pinchos en estos bares"
Son valientes, atrevidas, distinguidas,
son cabezotas,
¡Se empeñan en hacer muñecas de cartón
justo cuando caen dos gotas!
Han llegado y han dejado los problemas fuera
y se han ido y los han dejado por Bilbao....¡¡¡perdidos!!!!

Pepa Barco, Enfermera y Poetisa Craftie Gallega y asistente al sarao CATC